5 consejos para el bienestar de lxs emprendedores del turismo y la hospitalidad

Les ha pasado que van a un restaurante u hostería para relajarse y se encuentran con un servicio de mala calidad, muchas veces con anfitriones de mal humor, y como resultado de esta experiencia terminas más estresado que antes. Varios estudios han demostrado que la calidad del servicio turístico es influenciada en cierto grado por el estado de bienestar de quienes están detrás de este servicio. El bienestar es el estado de la persona cuyas condiciones físicas y mentales le proporcionan un sentimiento de satisfacción y tranquilidad. Estos tiempos de pandemia y crisis socioeconómica han puesto a prueba nuestro bienestar por lo que es importante que lxs emprendedores del turismo tengan un plan de cuidado y fortalecimiento no solo de su bienestar físico sino también emocional. Esta ocasión quiero compartirte 5 consejos para que tu bienestar y el de tu equipo se fortalezca y puedan generar experiencias positivas y memorables para tus visitantes.

Photo by Ketut Subiyanto on Pexels.com

Antes de ir al primer consejo, quiero recordarte que por definición el turismo es la industria de la hospitalidad. Se define a la hospitalidad como una virtud humana que se practica con quienes nos visitan mediante una buena acogida y asistencia a sus necesidades. Yo considero que los anfitriones turísticos son los terapeutas de sus turistas, y sus establecimientos y servicios son la medicina que ayuda a los turistas a aliviar su estrés. Si seguimos esta analogía el terapeuta necesita estar sano y fuerte para poder ayudar al paciente (turista) que los visita de lo contrario no solo no podrá ayudar al turista, sino que al final se creará más estrés y experiencias negativas tanto para el turista como para el anfitrión.

Consejo 1: Come bien.

Una mala alimentación tiene una influencia negativa en la actividad inmunológica y cognitiva de las personas. El mantenimiento del sistema inmunológico requiere un consumo constante de todas las vitaminas y minerales necesarios. Quienes se alimentan mal presentan un mayor riesgo de contraer infecciones. Además, varios estudios científicos han demostrado que lo que comemos afecta nuestro cerebro y su desempeño. Les paso el enlace a un documental de la DW que les sorprenderá como ciertamente lo que comemos influye en nuestro cerebro.

Photo by Luca Nardone on Pexels.com

Recuerda come mas alimentos frescos de múltiples colores y producidos localmente que alimentos procesados e importados de países lejanos (no solo es bueno para tu salud, también es bueno para el ambiente, y la economía de tu región).

Consejo 2: Mueve tu cuerpo.

El caminar o hacer actividad física diariamente debe ser un habito que nos ayuda subir el desempeño de nuestro sistema inmunológico, reducir el riesgo de enfermedades del corazón, dormir mejor, manejar mejor el estrés y los conflictos, y claro mantener un peso que nos haga sentir y vernos bien.

Photo by Ketut Subiyanto on Pexels.com

Expertos recomiendan caminar una hora diaria al menos por 5 días a la semana para mantener un peso sano e incrementar el sistema inmunológico. Si debido a las restricciones de la pandemia no puedes hacer caminatas largas o ir al gimnasio. Aquí te dejo un video con ejercicios muy efectivos para hacerlos desde casa.

Consejo 3: Duerme mejor

Cuando duermes, le das a tu cuerpo defensas y tiempo para recuperar energía. Muchas investigaciones han demostrado que hay una correlación entre la calidad del sueño y el sistema inmune. Expertos recomiendan no mirar pantallas (teléfono, computador, televisión) al menos 1 hora antes de ir a la cama o después de despertarse. Comer, tomar bebidas con cafeína o mucha azúcar, o hacer ejercicio físico muy cerca a la hora de ir a la cama también son factores que afectan negativamente tu capacidad de dormir y descansar bien. Te dejo un documental de la DW sobre el sueño, seguro me lo agradecerás. Personalmente algo que me ayuda a tener un buen descanso es leer una novela antes de ir a la cama, usar un antifaz, y dejar mi teléfono en modo avión en el cuarto más lejano a mi dormitorio.

Consejo 4: Empieza tu mini huerta

Durante mi investigación doctoral sobre turismo sostenible encontré que lxs emprendedores turísticos que ofrecen visitas a sus huertas tenían un nivel de bienestar mucho más alto que aquellos que no lo hacían. Ciertamente varios estudios han demostrado que quienes hacen actividades de jardinería y cuidan su huerto en casa tienden a tener una mejor salud emocional que quienes no lo hacen. Personalmente también he experimentado los beneficios de tener mi propia huerta: como más sano (en Canadá los productos orgánicos y locales son muy caros) y hago una actividad que me ponen en movimiento y requiere mi concentración. ¡Y si! Yo le hablo a mis plantas. Antes que piensen en que hablarles a las plantas es “loco”, les invito a leer el libro La Vida Secreta de los Árboles de Peter Wohlleben, quien es un ecólogo y experto en forestería.

Nota extra: Recuerden también que tener un huerto y producir los alimentos en casa es considerado un valor agregado de gran importancia para los restaurantes que quieren ser mas sostenibles y estar a la vanguardia.

Consejo 5: Busca apoyo de un/a profesional

Si sientes que tu nivel de estrés es demasiado alto, te recomiendo hacer una pausa, y busca apoyo de un terapeuta emocional o psicólogo. En países especialmente de América Latina el apoyarte en un psicólogo para mejorar tu salud mental es aun visto como un tabú. Personalmente, dejarme ayudar por un psicólogo durante mis momentos de estrés ha sido una de las mejores decisiones en mi vida. Eso ha hecho que no tope fondo o me refugie en vicios que oculten el dolor emocional que experimentaba. Estoy consciente que ir con un experto puede ser muy costoso o, por las restricciones de la pandemia, difícil de llegar, entonces te dejo el enlace de un centro de ayuda virtual y gratuito que lo puedes tener a mano.

Photo by Ivan Babydov on Pexels.com

Quiero finalizar recordándote que menos es mas y que calidad es mejor que cantidad. No te esfuerces en llenar tu establecimiento con muchos turistas si no tienes la capacidad física y emocional de ofrecerles una experiencia bonita y relajante. Y no te olvides que tu familia y amigos también tienen derecho a disfrutar de tu tiempo y hospitalidad.

Gracias por leer y compartir.

-Veronica Santafe –

Este contenido es protegido por:
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.