Soberanía alimentaria, innovación social, y comercio justo: Reflexiones y casos

Mucha gente me pregunta que concepto inspira mi bienestar y decisiones en mi vida personal y profesional. Aunque sustentabilidad y justicia social tienen un lugar especial en mi vida, el concepto de soberanía alimentaria ha sido mi inspiración y guía en los últimos diez años. En los siguientes párrafos quiero compartirles algunas reflexiones e ideas de como el concepto de soberanía alimentaria puede servir de motor para el desarrollo de la innovación y el comercio justo.

Photo by Sam Lion on Pexels.com

Primero veamos brevemente qué implican cada uno de estos conceptos.

El primer concepto es la soberanía alimentaria que se define como el derecho que tienen los individuos y las comunidades a definir sus propios sistemas alimentarios (Nyéléni, 2007) [1]. Este concepto, nacido en América Latina, y globalizado gracias a la organización trasnacional, La Vía Campesina, está cada vez más presente en las agendas de justicia social y ambiental de millones de campesinos, comunidades indígenas, y consumidores conscientes a nivel mundial. En el Foro Internacional de Nyéléni en el 2007, estos grupos identificaron colectivamente los seis principios que pueden guiar la aplicación de soberanía alimentaria en sus territorios. Estos son:

  • Priorizar los alimentos para los pueblos
  • Valorar a quienes proveen alimentos
  • Localizar los sistemas de alimentación
  • Promover el control local de los sistemas alimenticios
  • Fortalecer los conocimientos y habilidades locales
  • Trabajar con la naturaleza

El segundo concepto es innovación, y específicamente el concepto de innovación social. [2]Aunque muchas veces vemos este concepto como algo lejano, que requiere mucha preparación y títulos universitarios para practicarla, lo cierto es que todos podemos ser innovadores. Para el objetivo de este texto, definiré innovación como el pensar, crear, o modificar algo existente para el beneficio del ser humano y la sostenibilidad del planeta. Considero que la innovación social es un modo de pensar diferente y una cultura para un cambio positivo en la sociedad. Puedes innovar creando un producto o servicio que mejore tu calidad de vida, la de tu familia, o de tu comunidad.

El tercer concepto es el de comercio justo. De acuerdo a la Fundación Maquita[3], el comercio justo es una estrategia para disminuir la pobreza y hacer más equitativa la relación comercial entre familias productoras y consumidoras. De acuerdo a la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO)[4], el comercio justo vas más allá de lo comercial, es una visión de las empresas y el comercio que pone a las personas y al planeta en primer lugar, lucha contra la inequidad, y demuestra que es posible pensar en modos diferentes de hacer comercio. La WFTO propone diez principios para practicar el comercio justo en nuestras vidas.

Considero que estos tres conceptos -soberanía alimentaria, innovación social, y comercio justo – tienen en común que nos abren la mente y nos incentivan a repensar el tipo de relaciones que desarrollamos en nuestra vida. Estas relaciones van desde la relación íntima que tenemos con nuestro ser y cuerpo, con el alimento, la naturaleza, y las relaciones que establecemos con otras personas.

Hoy en día el estar consciente de estas relaciones puede ser la clave de éxito para los emprendedores. Reportes de tendencias de mercado apuntan a que la dinámica de los mercados y el consumidor tendrá cambios dramáticos en un contexto post-COVID. Estos cambios obligan a los/as emprendedores a repensar el modelo de negocio, así como los productos y servicios que ofrecen. En varias partes del mundo hay una tendencia de crecimiento de un consumidor más preocupado por el impacto de sus acciones en el ambiente, que valora el contacto con la naturaleza y las actividades al aire libre, que prefiere servicios y productos digitales, valora su salud y la de su familia. Además, hay una tendencia creciente de consumidores que buscan productos y servicios que le sean cercanos, no solo geográficamente, pero también socioculturalmente. Varios estudios[5] demuestran que el consumidor actual se solidariza con causas y negocios que se conecten con sus valores e historias personales. Por ejemplo, el movimiento de Black Lives Matter[6] ha motivado a las empresas a solidarizarse y mostrar su apoyo a causas que luchan con el racismo y otros tipos de discriminación. Si tienes un emprendimiento o estás pensando iniciar uno, te recomiendo revisar bien cuáles son tus valores e historia, y desarrolles estrategias para que tus clientes se conecten con tu historia y, por ende, apoyen tu emprendimiento.

Photo by Og Mpango on Pexels.com

En los últimos seis años he venido desarrollando una metodología de innovación social basada en el concepto de soberanía alimentaria. Esta metodología puede ser aplicada a proyectos de vida personal, comunitaria, comercio justo, y responsabilidad social corporativa. La soberanía alimentaria como una metodología de innovación social nos ayuda a redefinir los valores por los cuales trabajamos diariamente. Esta metodología inicia en darnos cuenta en los alimentos que nutren nuestro cuerpo y en las relaciones sociales, ecológicas, y económicas que se dieron para que este alimento arribe a nuestras mesas. Pero, sobre todo, esta metodología nos obliga a reconocer que nuestras decisiones sobre los alimentos que consumo influyen en lo que le sucede a mi alrededor (en lo local y global). La aplicación de esta metodología [7]en un destino turístico fue reportada como un caso y publicada en una de las revistas científicas más influyentes en el sector turístico a nivel mundial.  

A continuación, quiero presentarles dos casos en los que la soberanía alimentaria ha sido el motor para la innovación y el comercio justo.

La Ruta Chakra Chocolate y Turismo [8]. Este destino turístico ubicado en la provincia del Napo en Ecuador es el primer caso que considero un ejemplo de como la soberanía alimentaria puede ayudar a innovar y diversificar las economías locales. Esta ruta se enfoca en el desarrollo de productos y servicios turísticos basados en los valores de la chakra kichwa, un sistema ancestral de alimentación del pueblo Kichwa Napo Runa. Los valores de la chakra van más allá de los productos alimenticios, e incluyen los conocimientos tradicionales del pueblo Kichwa. Por ejemplo, en esta ruta el turista puede disfrutar de un Spa de Chocolate, Pintura Ancestral, y Cocina Kichwa Innovada en los proyectos turísticos de varias comunidades Kichwas de la región. En esta ruta existen también tres cooperativas de cacaoteros y chocolateros que ofrecen al turista la oportunidad de conocer las chakras donde crece el cacao y ver de cerca el proceso de elaboración del chocolate artesanal. La Asociación Tsatsayaku [9]y su tienda del chocolate en Arosemena Tola es un ejemplo de ello. Esta ruta se caracteriza también por ser un modelo positivo de colaboración entre miembros. Durante mi investigación observé que varias organizaciones miembros de la ruta prefieren colaborar en lugar de competir como una estrategia de marketing y diversificación económica local. Por ejemplo, el proyecto de turismo comunitario Sinchi Warmi [10]utiliza el chocolate producido por la Aso. Tsatsayaku para sus actividades de chocolate y los postres que se elaboran en su restaurante. Por su parte Tsatsayaku apoya y distribuye los productos de otros emprendedores de la zona en su tienda del chocolate. Claramente esta ruta se distingue por buscar relaciones positivas con sus alimentos, el ambiente, y la sociedad.

El siguiente caso son dos aplicaciones digitales que están ayudando a resolver problemas de alimentación y justicia social en el mundo. Estas aplicaciones son Chowberry y Olio. Antes de contarles sobre estas dos aplicaciones debo desterrar el mito de la escasez de alimentos en el mundo. Se estima que 815 millones de personas sufren hambre cada día, pero datos confirman que 1,3 billones[11] de toneladas de alimentos son desperdiciados cada año. Alimentos que podían perfectamente alimentar a quienes sufren hambre se arrojan en la basura todos los días. Entonces el problema no es la escasez de alimentos sino su mala distribución en el mundo.

Chowberry [12]es una aplicación que busca reducir el hambre en Nigeria. Gracias a Chowberry, las organizaciones locales pueden detectar los productos alimenticios que se acercan a su fecha de caducidad en las tiendas cercanas, y pueden comprarlos a un precio reducido y distribuirlos a gente que, de otro modo, es posible que no tenga suficiente para comer. Esta aplicación fue creada por Óscar Ekponimo, un ingeniero informático, de origen nigeriano. Óscar se inspiró en su propia experiencia con el hambre para estudiar y desarrollar una herramienta que ayude a mitigar el problema del hambre en su país y el mundo. Claramente, Chowberry es una innovación nacida de una historia en la que una persona busca mejorar un problema de alimentación, utilizando tecnología, para generar lazos de solidaridad entre quienes sufren hambre, con organizaciones, y tiendas de alimentos locales. Estas ultimas a la vez son beneficiadas por Chowberry porque son más efectivas en su impacto social.

Una aplicación similar a la anterior es Olio[13], creada en Reino Unido, que está disponible para Android y Apple. Olio facilita el trueque o intercambio de alimentos en una localidad. La aplicación conecta personas que necesitan alimentos con otras que quieren compartir los alimentos que tienen en exceso en su cocina o jardín. Los usuarios de Olio pueden descargarse la aplicación y crear una cuenta. Cuando tengan alimentos en abundancia pueden compartirlos de una manera simple. Primero toman fotos de cualquier alimento en buen estado que no se van a comer, entonces, los suben a un catálogo que aparece en el inicio de la aplicación y así, la primera persona cercana a que lo vea y lo quiera puede ir por él de manera gratuita. Aquí nuevamente tenemos una innovación que no tiene un fin comercial, sino que ayuda a reducir el hambre y el desperdicio de alimentos a nivel local mediante la conexión solidaria entre las personas.

Photo by ROMAN ODINTSOV on Pexels.com

Espero que estas reflexiones e historias sobre soberanía alimentaria, innovación social, y comercio justo les inspire a innovar en sus hogares y territorios.

Gracias por leer y compartir

-Veronica –

Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-ND 4.0)


[1] http://www.fao.org/agroecology/database/detail/en/c/1253619/

[2] https://www.cepal.org/es/temas/innovacion-social

[3] Comercio Justo | Maquita Comercio Justo

[4] http://www.wfto-la.org/comerciojusto/

[5] https://www.mckinsey.com/business-functions/marketing-and-sales/our-insights/a-global-view-of-how-consumer-behavior-is-changing-amid-covid-19

[6] https://www.marketingsociety.com/blog-post/black-lives-matter-brands-who-are-doing-it-right

[7] https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/09669582.2020.1770769

[8] (2) Chakra Chocolate y Turismo | Facebook

[9] Chocolates Tsatsayaku | Facebook

[10] Sinchi Warmi – Centro de Turismo Comunitario | Facebook

[11] http://www.fao.org/food-loss-and-food-waste/flw-data)

[12] La aplicación que avisa cuando va a caducar un alimento | Planeta Futuro | EL PAÍS (elpais.com)

[13] https://olioex.com/?lang=es